Centro de Noticias

Familia de artistas inicia proceso de registro de obras en la DINAPI

08-02-2021

«El primer libro registrado fue como un impulso para que mis hijos sigan escribiendo y pintando», fueron las primeras palabras de don Gustavo Garcete, docente del departamento de Canindeyú y papá de Camila Garcete, la niña que registró y lanzó su libro Lala, la conejita perdida con apoyo de esta institución y Editorial Atlas, en julio del año pasado.

Hoy, no solamente Camila (8), sino sus hermanitos Elías (14) y Gustavo (6), llegaron hasta las oficinas de Derecho de Autor de la DINAPI para registrar cuentos, pinturas y partituras que crearon en estos meses de confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus.

Doni, Lani y Ticu, son los títulos de los libros de cuento escritos por Camila y dirigidos a niños en edad escolar, en los que se enfatizan los valores de la familia, la amistad y el cuidado al medioambiente. Don Gustavo explica que ninguno de sus hijos ha estudiado para ser artista, por lo que esa capacidad es innata en ellos y como padres buscan formas de seguir incentivándolos en el mundo del arte.

Indicó, asimismo, que el primer libro editado les ha abierto muchas puertas a nivel departamental, con proyectos de lectura, entre otros, pero por la pandemia han sido pospuestos. No obstante, esperan concretar eso en el menor tiempo posible e introducir los libros que los niños vayan creando.

Al respecto, la niña Camila expresó que «de nada me va a servir escribir y tener guardados los libros, quiero que todos los niños puedan leer».

Don Gustavo Garcete inició el proceso de registro de cuatro cuentos para niños y dos cuadros en acuarela, obras de estos pequeños ingeniosos artistas.