Desafíos actuales para derechos de autor y conexos

Desde hace unos años, la protección de los contenidos publicados en los medios y plataformas digitales es un tema de especial atención en el ámbito de la Propiedad Intelectual. Este análisis es considerado a nivel internacional y local por los entes reguladores, sociedades de gestión colectiva, así como también por autores y titulares de derechos de todo el mundo. En ese contexto global, la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) celebró la cuadragésima tercera reunión del Comité Permanente de Derecho de Autor de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI SCCR 43), de la cual Paraguay formó parte.

La SCCR 43, que se llevó a cabo en el mes de marzo, en Ginebra, Suiza, reunió a los representantes de los Estados miembros, especialistas en la aplicación de derechos de autor, para analizar y formular recomendaciones en cuestiones relativas a las regalías en el ámbito digital y además, las limitaciones y excepciones de los organismos de radiodifusión. En el debate también estuvieron presentes los observadores de los países miembros, así como representantes de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

Temas principales

En esta sesión, el Grupo de Países de América Latina y el Caribe (GRULAC) presentó una Propuesta de Análisis de los Derechos de Autor en el Entorno Digital. El documento oficial señala que “Es importante avanzar y fortalecer el contenido de los derechos humanos de autor y conexos, incluyendo a artistas musicales, intérpretes y ejecutantes en la agenda digital”.

La citada declaratoria menciona que, en su momento, los Tratados de Internet de la OMPI adoptados en 1996 constituyeron un logro del siglo XX. A continuación aclara que, “Tras veintisiete (27) años de la adopción de dichos tratados y sin que sus redactores hayan previsto  la vorágine tecnológica de los últimos años, los desafíos relacionados con la Pandemia y el uso de nuevas tecnologías en el acceso a obras y prestaciones protegidas por el Derecho de Autor, han tenido consecuencias no muy deseables en el mercado”, señala textualmente el documento.

En cuanto a las normativas adoptadas en 1966, la propuesta señala: “La aparición de grandes plataformas de redes sociales y el “contenido generado por usuarios” tampoco pudo preverse en el tiempo de redacción de los Tratados de la OMPI. Esto supuso una dolorosa “brecha de valor”, cuyo resultado implica que la riqueza generada por el consumo de contenido, protegido por los derechos de autor, se desvíe y acumule en favor de empresas de tecnología, quienes afirman que solo “comparten el contenido de sus usuarios” y supuestamente, no ponen dicho contenido a disposición del público”, indica el oficio.

m2 2

Propuesta

Tras el análisis de las fragilidades normativas en el entorno digital, los representantes de los Estados miembros del GRULAC manifestaron que están convencidos de que “Es posible construir un consenso recíproco, para asegurar el contenido formal y material de los derechos de autores, artistas intérpretes o ejecutantes, garantizando su justa remuneración, en cabal concordancia con los objetivos de la Propuesta de Análisis de los Derechos de Autor y Conexos en el entorno digital (SCCR/31/4)”, indica el manifiesto.

A continuación, este grupo propone: la inclusión de la iniciativa expuesta como un punto independiente en el Orden del Día del Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos y elevar a la Secretaría de la OMPI para formular propuestas, buscando soluciones eficaces y justas para garantizar el derecho de autores y artistas intérpretes o ejecutantes en el entorno digital, según refiere el recomendación.

Finalmente, el GRULAC exhorta al Comité: “Considerar que los derechos de autor deben ser atendidos como parte de la Agenda Anual de la Asamblea General de la OMPI, con un abordaje permanente del tema, tratándose no solo de un derecho intelectual sino de un derecho humano protegido en los diferentes tratados, convenios y protocolos vinculados al reconocimiento de los beneficios que implica la explotación de los derechos, su profundización, ampliación y control”, cita el documento y señala que esta solicitud se realiza con el fin de una mejor regulación de los derechos de autor, atendiendo el avance de las tecnologías de la comunicación e información, situación que, en ocasiones, vulnera el legítimo derecho de creadores y artistas a una justa remuneración.

Paraguay en la SCCR 43

En representación de Paraguay, el director general de Derecho de Autor y Derechos Conexos de la DINAPI, Oscar Elizeche Landó, participó de esta reunión y en su ponencia ante el pleno, reafirmó la posición del Grupo de Países de América Latina y el Caribe (GRULAC) sobre el conflicto por las regalías de los titulares de derecho en el ámbito digital.

En su intervención ante el comité, el representante de la DINAPI expuso la posición del GRULAC, del cual Paraguay forma parte. “En los últimos años, este tema tomó mayor relevancia a raíz de los constantes avances de las nuevas tecnologías. Es por eso que, en la actualidad, es necesario redefinir una normativa sobre los derechos de autor en ámbito digital”, indicó ante el comité el director Elizeche Landó. Asimismo, en representación del GRULAC, manifestó que esta propuesta debe ser un debate permanente, hasta consensuar soluciones adecuadas, tanto para los titulares de derecho, como para los usuarios de obras y contenidos protegidos por propiedad intelectual, explotados digitalmente.

“Desde la República del Paraguay y como miembros activos del GRULAC ratificamos la posición del grupo y creemos firmemente en la necesidad de que creadores y artistas deben contar con una retribución justa y que refleje verdaderamente el uso y explotación de sus obras en el ámbito digital ante la aparición de nuevas tecnologías”, señaló vocero del GRULAC.

Destacó, igualmente, el aspecto dinámico de los cambios y situaciones, lo que amerita un trabajo de debate permanente. “Hasta el momento hemos logrado identificar la brecha de valor existente en este rubro, pero aún no una solución al respecto. Es por eso que, consideramos y solicitamos que el derecho de autor en el ámbito digital sea un tema permanente, hasta que puedan ir encontrándose soluciones a ciertas problemáticas. Y digo puedan ir, dada la condición dinámica del avance de la tecnología que, muchas veces, al entender o reglamentar sobre un aspecto ya aparecen nuevos y diferente dilemas”, especificó la autoridad de la DINAPI.

Iniciativas locales

En otro momento, el representante nacional en la SCCR 43 mencionó que Paraguay está muy interesado en contar con un marco jurídico o delineamientos de la OMPI, en lo que refiere a derechos de autor en el ámbito digital. Al respecto, comentó sobre propuestas nacionales a fines a este ámbito. “Recientemente, en nuestro país han existido iniciativas legislativas relacionadas a esta materia. Las mismas contaron con las observaciones pertinentes de la DINAPI, como institución encargada de la aplicación de las políticas públicas de propiedad intelectual y de derechos de autor”, explicó. 

“No desconocemos esta problemática y por ello seguimos trabajando, de manera coordinada y en conversación permanente con todos los sectores, a fin de consensuar los mecanismos que permitan el beneficio para todas las partes que conforman la cadena de valores de los derechos de autor y derechos conexos. No queremos que esto signifique una afectación a los usuarios en el acceso a contenidos y tampoco un retroceso en el consumo de contenidos, protegidos por la propiedad intelectual”, precisó ante sus pares el director Oscar Elizeche Landó.       

Alianza con IFPI

Cabe mencionar que, otra de las iniciativas locales para combatir la piratería en el ámbito digital es la alianza estratégica que la DINAPI concretó el año pasado con la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI), organización que representa a las compañías discográficas en todo el mundo. El objetivo principal de este convenio es fortalecer los mecanismos para combatir la piratería online, en las que se difunden contenidos musicales y videos clips sin la autorización de sus titulares.

La metodología de trabajo prevé, entre otros puntos, que la IFPI suministre a la DINAPI información detallada sobre posibles casos de vulneración a los derechos de explotación de productores de fonogramas y videos musicales, cometidas vía internet. Asimismo, la entidad internacional brindará entrenamiento, actualización y capacitación en la lucha contra la piratería en el entorno digital a los agentes de la DINAPI, por medio de seminarios, talleres, eventos online.

A su vez, la DINAPI, dentro de sus atribuciones legales y competencias procederá a la verificación y análisis  de las informaciones proporcionadas por la IFPI y podrá solicitar apoyo técnico a la entidad para detallar las modalidades de infracción, modus operandi, así como identificar a los  posibles responsables de los casos denunciados.

Para concretar estos objetivos, el equipo directivo, técnico y agentes de la Dirección General de Observancia de la DINAPI, reciben capacitaciones para el combate de la piratería digital.  En estos talleres virtuales, los especialistas de la IFPI desarrollan las características de la infracción digital y presentan las herramientas para la investigación y seguimiento del hecho punible.

m2 3

Conclusiones

Finalmente, en esta cuadragésimo tercera edición de la SCCR, atendiendo los desafíos y las necesidades de actualizar las regulaciones por el uso y explotación de contenidos en plataformas virtuales, las autoridades del Grupo de Países de América Latina y el Caribe impulsaron la propuesta de que los Derechos de Autor y Derechos Conexos en el ámbito digital pasen a formar parte de los temas permanentes de este comité, a partir de sus siguientes sesiones. Otra de las necesidades planteadas fue que las cuestiones relacionadas a este ámbito específico (digital) del Derecho de Autor se inserten como un tema autónomo dentro de la Agenda Anual de la Asamblea General de la OMPI.

Estas propuestas planteadas se fundamentan con base al progresivo avance de la tecnología en las últimas décadas, generando condiciones necesarias para reformular las regulaciones actuales de contenidos difundidos en medios digitales, en favor tanto de los espectadores como de los titulares de derechos sobre sus creaciones artísticas.